lunes, 22 de octubre de 2012

le tomaste el gusto a escribir con palabras pequeñas

martes, 28 de agosto de 2012

no se por qué, pero esa tarde vi algo en tus ojos mientras me sonreías,
y quise saber mas.

jueves, 25 de noviembre de 2010

y de repente, el hechizo se desvaneció
eso que una vez pensé iba a durar para siempre se callo a pedazos
tan rápido y estrepitosamente, que ni me di cuenta,
como si nada hubiera pasado
como si nadie hubiera sufrido.

martes, 16 de febrero de 2010

sex o no sex.

y es que el sexo me droga pero no me cura. Me ilusiona pero no enamora. Me consume, me envicia, me deprava, me seduce, me embelesa, me absorbe, me abstrae, me pervierte, pero no me hace feliz.

¿Has dicho te amo alguna vez?

Yo no sabía decir "te amo". "Te quiero, te extraño, te adoro", pero nunca un "te amo". Un real "te amo". No ese gratuito "te amo" dicho en las orillas de una playa con la puesta de sol. Ni tampoco ese barato "te amo" tras darle a tu novia un regalo por San Valentín. Aún menos un desesperado "te amo" para que tu enamorada no te deje. Hablo de un sentido y angustiado "te amo". De esos que salen de tu boca sin haberlo dicho.

Era una noche distinta a todas. Ella se quedaba a dormir por primera vez conmigo. Queríamos hacer el amor sin sustos ni sobresaltos. Tener toda la noche para tener algo más que sexo. No queríamos ir al cine, ni tampoco una cena romántica. Lo que queríamos era estar juntos. Mirarnos, hablarnos, desearnos. Devorarnos cada uno de nuestros sentimientos.

Era una noche distinta. Una vez más hicimos el amor y caímos exhaustos desnudos sobre la cama. Ella se puso sobre mí, me miró a los ojos y dijo que quería sentirme de verdad. Hizo cuentas con sus dedos mientras sus ojos miraban al techo. Se levantó de la cama y me tomó del brazo. Me llevó hasta la ducha.

Una vez ahí se puso de puntas de pies para llegar a mi oreja y me dijo un secreto. "Podemos hacerlo, no hay ningún problema". Yo la miré a los ojos y me sonreí. Después de tantos meses, era la primera vez que decía algo así.

Pasión, sudor, amor y lágrimas. Sus lágrimas se mezclaban con el agua tibia que recorría su cuerpo. Estaba llorando con furia. La sentía asustada y resignada. Yo tomaba sus lágrimas con mis manos. La abracé con fuerza. Puse su cabeza sobre mis hombros. Entre sollozos ella exhaló una palabra. Una frase en realidad. "Te amo".

Siguió llorando hasta terminar de hacerlo. Luego me tomó del cuello y me abrazo con ímpetu. Parecía que se quería meter en mi corazón. Yo cerré los ojos y sentí todo lo que ella sentía. Era la primera vez que la apreciaba en carne, hueso y alma. "Te amo", le dije.

Eso era. Eso era decir "te amo". Eso de lo que tanto hablaban. No era un spot publicitario de 30 segundos ni una película romántica de hora y media. Era un momento tan instantáneo y profundo a la vez que ni siquiera lo pude imaginar antes. Un instante que podré recodar para siempre. Un segundo que se resumió en esas palabras impronunciables.

martes, 2 de febrero de 2010


busque en vos eso que no pude encontrar en mi
eso que siempre quise encontrar en mi
eso que nunca tuve el valor de enfrentar en mi.

busque y busque que vos lo encontraras por mi
esperando que cuando lo tuvieras en las manos tibias,
lo guardaras por mi
lo acercaras a mi

me hicieras entenderlo
me hicieras valorarlo
ese seria mi regalo

ese por fin seria yo.


no me quiero, no me respeto, no me valor y no me entiendo
estoy parado sobre mis piernas y camino sobre mis tobillos
pero nada de eso me hace sentir en casa.


quiero abrir los ojos y mirarme de frente para poder gritarme al oído
que me tenga en cuenta en mi vida
y que deje de pensar en mi

que deje de mirarme, que deje de gritarme.
que de un respiro que me quite el aire para poder sentir una vida sin mi
sin todo lo que soy
sin todo lo que tengo
sin todo lo que me hace falta

ahí voy a estar
ahí mismo...

detrás de esa persona que te presente


y lo mas gracioso es que
nunca tuve la intención de quererte, ni una sola vez
sin importar las caras que tuviste
solo quise que me quieras
para poder robarte ese querer y poder disfrutar de quererme
como yo no se hacerlo.







domingo, 31 de enero de 2010

Blancos botones, blancos


y que extraña sensación me nublo la mente esa noche. fue como si de repente hubiera olvidado como hablar y mis dientes se cerraran como botones unos con otros sin dejar pasar ni un suspiro.
Y me nuble, esas palabras que dieron respuesta a mi decir, me nublaron ... en que estaba pensando? que estaba esperando escuchar? un poco de nada y lo demás era demasiado de un yo también" o no lo se , solo se que no tenia palabras para levantarme después de aquel desmayo que sufrió mi lengua y mis labios y mis dientes y mi garganta, todos anudados eh inconscientes a la vez que mis ojos y mis recuerdos se presentaron como el broche que no solo perpetuaba tal incomunicación si no tambien como un brillante sol que iluminaba y opacaba todo a su al rededor ... y reaccione.
que hago acá ? que estoy haciendo conmigo? que estoy buscando? que estoy inventando?...me sorprendió ver en mi, una y otra vez el mismo destino , como si en realidad estuviera buscando aquello de lo que ni yo era consciente, o al menos no creía serlo hasta entonces. pero lo vi, estaba ahí con mi cuerpo desnudo en la penumbra de un cuarto que no era el mio, en una cama que no era la mía, en un reposo absoluto de mi, intentando sentir en esa boca extraña, un poco de falso afecto... solo un poco.
y me sentí el mas idiota al darme cuenta de mi propia trampa, de mi propio flagelo, de mi propio malestar. Solo mio, nadie mas soñó mi sueño ni vivió mi sensación, era yo, solo yo y solo mi ausencia por ese momento me permitió dilucidar aquel cuadro pintado con los dedos y las uñas rotas que solo es un árbol, un árbol solo en un gran bosque lleno de soledad.