viernes, 7 de noviembre de 2008

orgulloso corazon

donde descanza ese pedazo de mi conciencia
encontre la razon para sentirme tan idiota el dia de hoy...

desde que tengo memoria intento entender el porque.
nunca fui bueno para la logica , siempre me deje guiar por el corazon
mi ciego lazarillo .

con un baston lo unico que persivo son las piedras inmediatas al barranco
y como un idiota, me lanzo una y otra vez a esa sensacion de autodestruccion,
¿sera que en el fondo de esta ingenua mente, se oculta un alma perversa, destinada al autoflagelo?

conosco la historia , y mas aun los protagonistas
y que decir entonces del final ?
me arremeto a intentar solucionar un cuento que mil veces fue escrito de distintas manos
y resitado de la boca de hasta quien no conosi.


hace huracanes en mi mente un turbio momento de lucides
en el que reconosco mi estupida propension a repetir el siniestro
mas idiota aun, conosiendo con exactitud el desarrollo de la trama y las consecuencias
de abordar sin salvavidas aquel barco , casi como un suicidio premeditado.

y esperar !
sin nada que me suspenda sobre la superficie del agua y mis propias manos tirandome de los pies , el atroz final de un secreto a mil voces.


hay DIOS!
por que !?
por que soy de esta maldita manera!?
deberia de estar escrito en algun rincon o margen
en aquel manual para perdedores que lei hace un tiempo!
pero no esta!

y no hay reglas que me permitan distraer el arrebato,
no hay soluciones magicas para tan cruel locura.
no hay razon de ser para tal burla!

sometido por el propio desencuentro de mi mente que a duras penas intenta enjuagar la grasa del problema en cuestion ,
y mi corazon que altivo, soberbio la enviste desde el pecho
anudandome la garganta,dejandome sin aire,
tomando el control.

orgulloso corazon el que termino en mis manos,
y cobarde la razon que sostiene mi mundo.

tal vez sin mas que pensar,
este ahi la respuesta.

en la formula incompleta

en la ecuacion sin igualdades

en esta receta!
en la que predomina como ingrediente,este corazon.



Sebastian E. Dana

No hay comentarios: