domingo, 16 de agosto de 2009

hay animales con mas sensibilidad.


Me regalas este nuevo mundo,

donde todo es fantasía

capturada en burbujas de cristal

que se rompen

al instante.

Cristal frágil,

no somos mas que eso,

obsidiana que se moldea,

que detiene los lamentos.

He corrompido

cada conciencia que batalla,

he saboteado,

una vida de glorias y de penas.

Vuelves a mi,

siempre confuso,

siempre inexistente,

siempre dejando la estela del lamento

de no tenerte.

Dulce juego que provoca

los mas escandalosos suspiros,

veneno que evoca

pequeños infiernos

en paraísos convertidos.

No fui mas que el pan

que se deshizo en tu boca,

y el vino que se derramo,

incipiente en la copa.

Nunca fuimos dos,

siempre fue uno el que escribió

una historia que no trascenderá

rompiendose eternamente

como burbuja de cristal.


No hay comentarios: