domingo, 31 de enero de 2010

Blancos botones, blancos


y que extraña sensación me nublo la mente esa noche. fue como si de repente hubiera olvidado como hablar y mis dientes se cerraran como botones unos con otros sin dejar pasar ni un suspiro.
Y me nuble, esas palabras que dieron respuesta a mi decir, me nublaron ... en que estaba pensando? que estaba esperando escuchar? un poco de nada y lo demás era demasiado de un yo también" o no lo se , solo se que no tenia palabras para levantarme después de aquel desmayo que sufrió mi lengua y mis labios y mis dientes y mi garganta, todos anudados eh inconscientes a la vez que mis ojos y mis recuerdos se presentaron como el broche que no solo perpetuaba tal incomunicación si no tambien como un brillante sol que iluminaba y opacaba todo a su al rededor ... y reaccione.
que hago acá ? que estoy haciendo conmigo? que estoy buscando? que estoy inventando?...me sorprendió ver en mi, una y otra vez el mismo destino , como si en realidad estuviera buscando aquello de lo que ni yo era consciente, o al menos no creía serlo hasta entonces. pero lo vi, estaba ahí con mi cuerpo desnudo en la penumbra de un cuarto que no era el mio, en una cama que no era la mía, en un reposo absoluto de mi, intentando sentir en esa boca extraña, un poco de falso afecto... solo un poco.
y me sentí el mas idiota al darme cuenta de mi propia trampa, de mi propio flagelo, de mi propio malestar. Solo mio, nadie mas soñó mi sueño ni vivió mi sensación, era yo, solo yo y solo mi ausencia por ese momento me permitió dilucidar aquel cuadro pintado con los dedos y las uñas rotas que solo es un árbol, un árbol solo en un gran bosque lleno de soledad.

2 comentarios:

Enriqueta dijo...

quién no ha vivido una situación similar alguna vez? quién no se ha sentido de igual manera? cuántas veces uno despertó enredado entre sabanas ajenas? sólo en momentos de soledasd, de reflexión podemos darnos cuenta de que no nos hace tan bien como creemos y es cuando debemos hacer un cambio.. buscar compartir esos momentos con gente que en verdad queremos y que en verdad nos quiere, dejar de malgastar ese tiempo con personas que no nos hacen felices, que sólo nos dan pequeñas y efimeras alegrías,porque así se te desgasta el corazón.

te amo, siempre tuya

Enriqueta dijo...

tenia muchomás que decir pero me ganó la fiaca, como siempre.. que triste..